Dinatek

Facebook LinkedIn Novedades

Rehabilitación de la parálisis facial

Roberta Ghedina

¿Qué es la parálisis facial?

La parálisis facial es la dificultad o imposibilidad de movimiento de los músculos de la mitad de la cara por lesión a nivel central (cerebro) o periférico (nervio VII craneal).
La parálisis facial central está causada por una lesión cerebral y respeta la parte superior de la cara de manera que el paciente conserva la capacidad de arrugar la frente, cerrar el ojo y fruncir la ceja, aunque no pueda mover la boca.
La parálisis facial periférica se refiere siempre a la lesión del nervio periférico, pero dependiendo del nivel de la lesión genera déficits diferentes:
Cuando la lesión se encuentra a nivel del núcleo del nervio facial, la parálisis afecta a toda la mitad de la cara y se acompaña también de la parálisis de un músculo del ojo (afectación VI par craneal que inerva el músculo recto externo).
Cuando la lesión está situada en algún punto del trayecto del nervio facial se paraliza toda la hemicara y además puede haber pérdida del gusto en los 2/3 anteriores de la lengua y mayor sensibilidad al sonido en el mismo lado de la parálisis.

¿Cuándo está indicada la rehabilitación de la parálisis facial y para qué sirve?

Está indicada desde el inicio de la aparición de la parálisis. El tratamiento rehabilitador debe ser precoz y va dirigido a:
– Guiar la reinervación de la musculatura facial.
– Mantener los tejidos elásticos en espera de la reinervación.
– Mantener o reconstruir la representación cortical de la cara y la parte interna de la boca.
– Reeducar al paciente en las funciones de la musculatura facial:
alimentación, expresión facial y habla.
– Dar consejos útiles para prevenir alteraciones en ojo, oído, nariz y boca (ver tríptico pdf).
– Prevenir o tratar el dolor.
– Cuidar el aspecto emocional y social derivado de la lesión.

¿Cómo se rehabilita?

En todo proceso rehabilitador es importante el estímulo externo dado por el profesional como la participación cognitiva del paciente. Por esta razón los ejercicios para la recuperación de la musculatura facial se realizan en mayoría haciendo consciente al paciente de la percepción de su cara. El espejo es usado como ayuda a la percepción corporal para la graduación de la contracción muscular.
Los ejercicios respetan los tiempos de aprendizaje del sistema nervioso afectado por la lesión, de manera que son progresivos y constantes, evitando el esfuerzo muscular tanto de la parte afectada como de la cara contralateral.
Las técnicas de fisioterapia y logopedia se combinan con Terapia Neural para un mejor resultado.

Consejos para el cuidado de ojo, nariz, boca.

La falta de movimiento parcial o total de la musculatura de la cara genera en el paciente unos problemas secundarios que requieren especial atención.

OJO: la dificultad en cerrar el ojo por la parálisis del músculo orbicular en su parte palpebral hace imposible o dificulta el cierre del ojo y el parpadeo; por este motivo el ojo debe ser protegido durante la noche con un parche ocular para evitar lesiones corneales. Durante el día se aconseja llevar gafas oscuras y aplicar lágrimas artificiales para evitar la sequedad del ojo.
Si es necesario se aplica una tirita en el párpado inferior.
Para evitar el signo de Bell (elevación del ojo cuando se quiere cerrar el ojo) se recomienda fijar un objeto puesto abajo y al frente mientras se cierran suavemente los ojos (al principio se acompaña el cierre del ojo afectado con un dedo).

NARIZ: las fosas nasales pueden resecarse, por eso se recomienda suero fisiológico o agua de mar.

BOCA: la boca queda asimétrica y acarrea problemas funcionales y estéticos importantes. La incapacidad de cerrarla puede provocar babeo, pérdida de líquidos y alimentos sólidos durante su ingesta, leves defectos de pronunciación y problemas emocionales y sociales derivados de la incomodidad en compartir comidas públicamente o simplemente relacionadas con el aspecto estético que afecta una parte del cuerpo tan íntimamente relacionada con nuestra identidad.
La masticación puede resultar problemática porque el paciente no encuentra el alimento dentro de su boca, la lengua ya no lo remueve como antes y el espacio intrabucal se percibe diferente.

En general para toda la cara, cuello y cabeza se aconseja proteger estas partes del frío y de los cambios bruscos de temperatura.

Descargar tríptico con información para el paciente.
Diptico Paràlisis Facial